9.10.05

Con calma -¿quién me corre? estoy sola en mi trabajo a las 6 y 20 de la mañana. Decir "con calma" ya es un latiguillo en mi escritura- estoy sentada, ¿qué otra cosa sino? Mi trabajo consiste en tener el culo aplastado durante 8 horas casi. Me acordé de mi vieja que ahora viene a hacerse los controles, y de los sentimientos encontrados que me despierta, de mi hermana Alicia, de mi hermana Luli, de Alis que me espera en casa para dormir. Llegar a la cama calentita y que él sin abrir los ojos me diga "hola amor, te amo" y se corra "¿cómo te fue?" y yo me saque la ropa rápido, me arme un pijama casual con la ropa amontonada sobre mi puff y me acueste. De las ganas que tengo de jugar al Sims 2 y de leer, pero para lo primero no he tenido tanto tiempo y para lo segundo, tiempo de sobra que no aprovecho. Pero pienso, si no tengo ganas, porqué tendría que sentir que desaprovecho el tiempo. Desaprovecharlo sería hacer algo que no me da placer. Sin embargo, la lectura me lo da. Pero no tengo ganas. Entonces no llego a ningún lado. Me acuerdo que hace como un mes que no voy a la psiquiatra y que la tendría que llamar. Pero para qué, si tengo medicación para dos meses más, mínimo. Que tendría que empezar terapia, así dejo esos malditos caramelitos antidepresivos. Pero para empezar terapia tengo que buscar a un psicólogo con el que pegue onda, y no me dan ganas. Digo, tendría que hacerlo por mí, pero yo no tengo ganas; eso es real. Las cosas que tengo ganas, las hago, en la medida de mis posibilidades. "Hacerse cargo del deseo personal probablemente sea lo más difícil del mundo". Sí, Vero. Y tengo ganas de que sea ya Enero para ayudar a Alis con su mudanza, y tengo ganas de irme a Polonio, y de ver a mi familia para las fiestas. Pero no de ir al psicólogo. Cuando me sienta cómoda con la idea, lo haré. Basta de psis por un rato, que me siento bien. Suena como una excusa que me estoy dando a mí misma, pero no sé si por no ir o por escribir-me- ésto o qué. Me siento contenida. Contenida en mí, wow. El año pasada estaba tan desbordada, tan desesperada. Escribía como una desquiciada. Ahora, desde la saga de Teatro Kabuki, no volví a escribir nada. No puedo, no me sale. Si hasta empiezo a sentir culpa por no tener ganas, y sí, Vero, es tan difícil hacerse cargo. Y ahí me digo "¿por qué sentís culpa, boluda?" y me alivia la idea, pero la culpa por no sentir culpa es el remate más morboso que conozco y que he sentido. Afortunadamente, la tormenta cesa antes de enloquecer demasiado. Porque soy una obsesiva, una enroscada. Pero me siento más en el eje. No sé. Me atormento un poco con lo mismo, y siempre aparecen cosas nuevas, pero sonrío con más honestidad. Con una honestidad que me duele de tan bien que me hace. Sí, seré una artista, cómo no dramatizar todo si siempre lo hice. No conozco otra manera. Pero yo me creo ese personaje también. No sé cuando se levanta el telón, y pienso en Kabuki y es eso, estoy así. Quiero trabajar ese texto en el taller. No sé cómo reaccionar cuando no estoy atemorizada. En general me duele mucho todo -eso suena a ese texto que posteé una vez acá, bah, en el blog anterior, "Mal día"- y quisiera poder leer "Aguaviva" de C. Lispector sin pasármela llorando hasta la última página. Pero ya pasó casi un año y es distinto. Me quiero ir a casa con Alis. Hoy mientras hacíamos el amor le dije que quería tener un bebé. ¿De dónde salió eso? ¿Me voy a poner a hacer lo que hizo mi vieja y tantas personas que conozco? No puedo llenar mis huecos afectivos con personas. Me pongo a llorar, ¿ves? una zona dramática que se despliega apenas escribo. Porque es el personaje, ¿no? ¿Dónde empieza, cuándo termina? y así. La voz que va dictando se filtra por lo cognoscitivo y ahí nomás ya sale contaminado...pero qué, ¿el pensar no es filtrar ya de alguna manera? y sintiendo paso por el módem cerebral que todo lo acelera y aclara, y empeora. No sé. No tengo ganas de hablar de esas pelotudeces. No sé qué me quiero creer, porque igual duele, pero hasta lo fantástico, así que se ve que más allá del filamento que lo envuelva, es ser artista, nomás. Me quemo la cabeza pensando en cómo carajo terminar ésto sin que me suene efectista.-
 
 
Copyright © Tu nombre en clave es Dimitri
Blogger Theme by BloggerThemes Design by Diovo.com